VIVIENDAS CALLE MANUEL ARDOY
19 febrero, 2019
CASA DAZA
21 febrero, 2018
cabecera pintor

CASA PARA UN PINTOR

Construcción

En redacción

Promotor

Privado

Arquitecto

Pablo M. Millán Millán

Colaboradores

Javier Serrano Terrones (Arquitecto técnico)
Salmer técnicos (Ingeniería)

PENSAR UN ESPACIO PARA LA VIDA Y EL ARTE

Cuando Gustave Courbet pintó el Taller del pintor dijo: «El mundo viene a que lo retrate en mi estudio», con ello describía a la perfección como tenía que ser el ámbito de trabajo de un pintor: un lugar en el que quepa el mundo.

Pensar un lugar para que un pintor desarrolle su actividad creativa requiere dos cosas: luz y espacio. Los pintores vedutistas subían a lo alto de las colinas, allí desplegaban todos sus enseres, habitaban ese territorio para luego recrearlo en la pintura. Había una relación directa entre el subir y recibir la inspiración. Esto es algo que viene desde antiguo. Ya el pueblo de Israel subía a la montaña para recibir la palabra revelada. La altura permite observar por encima del resto, tener una nueva perspectiva.

El proyecto prevé ubicar un espacio diáfano en la cota más alta posible para desde ahí observar. Y bajo este espacio, una lugar para vivir.

Materiales sobrios y neutros configurarán un contenedor que poco a poco será habitado por el arte. Cualquier atisbo de añadido proyectual restará espacio para contener el mundo de un pintor.